Gradido garantiza la igualdad de derechos entre hombres y mujeres

El confinamiento revela el fracaso de la igualdad de oportunidades

Künzelsau, 27.01.2021 - Las mujeres nunca han sido tan importantes para el sistema como en la crisis de Corona, y rara vez han estado más agobiadas. En todo el mundo, el 70% del personal de las profesiones sociales y asistenciales son mujeres. Incluso en tiempos normales, las mujeres realizan un promedio de tres veces más de "trabajos de cuidados" no remunerados que los hombres. En la crisis actual esto amenaza con ser su perdición. Son sobre todo las mujeres las que reducen más su jornada laboral con cada confinamiento para cuidar de los hijos, educarlos en casa o atender a los familiares necesitados. Este hecho deja muy claro lo frágil que era en realidad la supuesta igualdad. De hecho, las mujeres corren el riesgo de convertirse en las grandes perdedoras de la crisis si el mundo del trabajo no se reforma integralmente. Según los científicos sociales, una transformación fundamental de nuestros actuales modelos de empleo es inevitable si queremos que los hombres y las mujeres tengan finalmente las mismas oportunidades. Los economistas biónicos de la academia Gradido ya han desarrollado un concepto para este fin. Se basan firmemente en la participación equitativa de los sexos, según los modelos de éxito en la naturaleza.

Tradicionalmente, las mujeres no sólo han asumido la mayor parte del cuidado de los ancianos y los enfermos, sino también del trabajo doméstico y familiar y del cuidado de los familiares necesitados. Por un lado, sirven a la imagen tradicional de que así se expresa su devoción amorosa. Por otra parte, el hecho de que las mujeres trabajadoras siguen teniendo una remuneración inferior hace que, hasta hoy en día, sean predominantemente las mujeres las que reducen su compromiso profesional cuando los hijos o los padres necesitan ayuda. Si la doble carga era un reto importante incluso antes de la crisis de Corona, se está convirtiendo en una carga seria en los tiempos del teletrabajo y la educación en casa, con consecuencias inquietantes. Investigaciones recientes han descubierto que cada nuevo confinamiento hace que las mujeres reduzcan aún más sus horas de trabajo en favor de las crecientes responsabilidades familiares. Los economistas temen que muchas trabajadoras corran el riesgo de perder gran parte de sus ingresos de forma permanente y de sufrir un doloroso retroceso en su carrera debido a esta tendencia.

Según el Instituto Alemán de Investigación Económica, la proporción de mujeres en los grupos profesionales "relevantes para el sistema" es casi del 75%. Como enfermeras y cuidadoras geriátricas, cuidan de los enfermos en primera línea. Las cajeras "mantienen la tienda en funcionamiento". Las educadoras cuidan de los hijos de quienes no pueden alejarse de sus puestos de trabajo por tener importancia sistémica cuando las escuelas y guarderías están cerradas. Sin embargo, lo que tienen en común estos "trabajos de mujeres" no es sólo que se consideren indispensables en la crisis de Corona, sino también que están predominantemente mal pagados. Siguiendo el lema "Lo que se hace gratis en la familia no puede costar mucho", hasta hoy en día los trabajos típicamente femeninos tampoco tienen un valor económico apropiado en el mercado laboral. -Este desprecio social del trabajo de cuidados no sólo es insoportable, sino también en la más alta medida disparatada-, se indigna Margret Baier, la dueña de la academia Gradido, -porque este trabajo de cuidados femeninos es existencial tanto para nuestra economía como para nuestra prosperidad. El rendimiento laboral de las mujeres es la columna vertebral de nuestro sistema, y no sólo en esta crisis-.

Independientemente de esto, la última encuesta de la Fundación Bertelsmann ha confirmado la enorme incidencia de la crisis de Corona en los modelos de rol tradicionales en la familia, y la sobrecarga física y psicológica que sufren las mujeres como consecuencia de ello. -Es necesario un discurso social interdisciplinario sobre las ventajas y desventajas de un mundo laboral moderno. Las políticas del mercado laboral y del empleo, de la familia y de la salud ya no pueden considerarse por separado-, afirma Martin Spilker, director del Centro de Competencia para la Cultura Empresarial y el Liderazgo de la propia fundación.

-Necesitamos urgentemente modelos de trabajo más flexibles y una valoración y remuneración adecuadas de los trabajos de cuidados-, confirma también Bernd Hückstädt, cofundador de la Academia Gradido. Durante más de dos décadas, los expertos en biónica económica de este instituto de investigación independiente han desarrollado la moneda del bien común Gradido como núcleo de un nuevo modelo económico y financiero. -Hace tiempo que tenemos claro que el modelo actual ya no puede funcionar a largo plazo. Por lo tanto, la crisis no nos ha dado ninguna sorpresa, sino que sólo ha puesto de manifiesto los problemas que inevitablemente iban a surgir. Ahora, sin embargo, es urgente corregir el rumbo, porque bajo ninguna circunstancia las generaciones futuras permitirán que se les imponga el modo de vida que les depararía la continuación del modelo económico actual. En estos momentos se está haciendo muy evidente como las mujeres ya están sufriendo hoy en día de esta situación-.

El modelo de solución de la Academia Gradido se basa en los modelos de éxito milenarios de la naturaleza. Siguiendo el ciclo natural de nacer y morir, los economistas biónicos han creado la moneda del bien común Gradido en combinación con un "Ingreso básico activo" y una creación de dinero sin deudas según el "Bien tripartido". En concreto, la transformación del sistema económico y financiero actual en este modelo Gradido supondría el fin del principio del dinero de la deuda. En su lugar, se crearían 3 x 1.000 Gradidos mensuales para cada persona. El presupuesto estatal dispondría de 1.000 Gradidos. En Alemania, esta creación de dinero equivaldría aproximadamente al presupuesto público actual (federal, estatal y local) más los servicios sanitarios y sociales. Otros 1.000 Gradidos se destinarían per cápita al Fondo de compensación y medio ambiente. El último tercio se pondría a disposición de cada persona como su "Ingreso básico activo", con lo que no sólo se garantizaría que cada persona tuviera las necesidades de la vida cubiertas, sino también que las mujeres y los hombres pudieran ser activos y realizarse en su vida profesional y en su familia con igualdad.

La necesidad de un cambio estructural también la confirma la Prof. Dra. Bettina Kohlrausch, directora científica del Instituto de Investigación Económica y Social (WSI) de la Fundación Hans Böckler. En el podcast "Systemrelevant", profundiza en la cuestión de la dureza con la que la crisis de Corona está golpeando a las mujeres: -Es imprescindible un verdadero cambio estructural, porque no puede ser que se espere que las mujeres trabajen mal pagadas o no pagadas como algo normal. Las estructuras actuales sólo funcionan porque las mujeres están doblemente socializadas, es decir que están activas en el mercado laboral y en el cuidado privado, y en ambos ámbitos realizan un trabajo que no se reconoce adecuadamente-. Kohlrausch, que también es profesora de transformación en la Universidad de Paderborn, además aboga por "organizar de forma realista el tiempo de trabajo y de empleo remunerado de manera que quede tiempo suficiente para el trabajo familiar y las actividades de voluntariado".

-Sólo la transformación del sistema económico y financiero patriarcal podrá eliminar también los problemas a largo plazo derivados de la discriminación de por vida de la mayoría de las mujeres en el mercado laboral: La trampa de la pobreza, eternamente amenazante cuando un matrimonio fracasa o para las familias monoparentales, y la pobreza en la vejez, que afecta especialmente a las mujeres-, afirma también Bernd Hückstädt y sigue explicando: -En nuestro modelo Gradido, el trabajo de cuidados recibe por tanto la misma valoración que cualquier otra tarea. Nuestra preocupación es dar forma a un mundo que corresponda realmente a la realidad de la vida y a las necesidades de las personas-. Margret Baier añade: .Siguiendo el ejemplo de la naturaleza, todo modelo de éxito se nutre de una representación no discriminatoria de las influencias femeninas y masculinas, incluso sin una "cuota de mujeres". En la Academia Gradido, muchas mujeres han participado activamente desde el principio-.

Para asegurar las necesidades básicas de las personas en cada etapa de su vida laboral, el modelo Gradido también prevé un ingreso básico. A diferencia del muy discutido ingreso básico incondicional, el "Ingreso básico activo", de un máximo de 1.000 Gradidos al mes, se concede a las personas por actividades que realizan con gusto para contribuir a la comunidad. En este sentido, la apreciación de todo lo que es esencial para el cuidado de la convivencia es casi inmanente a este sistema. Además, la "Participación incondicional e igualitaria" abre la posibilidad de que mujeres, hombres y niños de todas las edades descubran nuevos talentos, se pongan a prueba en una gran variedad de ámbitos y desarrollen así todo su potencial. Bernd Hückstädt comenta: -Nuestro objetivo declarado es dar a los niños y a los hijos de los niños de todos los géneros, colores de piel y orígenes un futuro que merezca la pena vivir. Esto presupone que todo el mundo está bien y se preocupa por los demás. De esta manera, la gente se siente feliz, porque no sólo tiene un corazón amplio, sino también las posibilidades de pasar el tiempo en la tierra de una manera significativa y versátil. Suena utópico, pero según nuestros hallazgos, es realmente factible-.

Detalles del "Modelo Gradido" completo y del Podcast Gradido en. https://gradido.net

Sobre la Academia de Gradido
La Academia Gradido de Biónica Económica ha desarrollado una "moneda de bien común" alternativa basada en los modelos de la naturaleza. La naturaleza sigue la regla de que sólo cuando algo muere puede surgir algo nuevo, y por lo tanto es posible una mejora a largo plazo (evolución). Su receta para el éxito es el "ciclo de la vida". Si nuestra economía también siguiera este ciclo natural, entonces, según la evaluación de los economistas biónicos, prácticamente todos los problemas monetarios del mundo podrían ser resueltos. El modelo Gradido se basa en la idea de que no sólo cada persona, sino también cada estado recibe ingresos basados en saldos positivos. Así puede cumplir todas sus tareas sin tener que recaudar impuestos. La deflación o la inflación son cosa del pasado. La economía se libera de la constante compulsión de crecer, se evita finalmente el peligro de un colapso del sistema financiero.(www.gradido.net)

Persona de contacto para los medios de comunicación:
Märzheuser Communication Consulting GmbH
Michael Märzheuser
Socio gerente
Maximilianstrasse 13
80539 Munich
Teléfono: +49 89-203 006-480
Correo electrónico: gradido@maerzheuser.com
Internet: www.maerzheuser.com